Home / Proyectos / Smog Free Project
Smog Free Project 2017-01-09T16:39:00+00:00

Smog Free Project

Aplicación: Infraestructura civil  |  Colaborador: Studio Roosegaarde

El artista holandés Daan Roosegaarde es conocido internacionalmente for sus diseños innovadores, tales como Waterlicht, Dune y Smog Free Project, los cuales exploran la relación entre las personas, tecnología, y espacio. En el año 2007 el fundó Studio Roosegaarde, donde trabaja con su equipo de diseñadores e ingenieros para un futuro mejor. Los conceptos de iInteracción, innovación tecnológica, y belleza juegan un papel muy importante en sus diseños.

Espacio limpio en la ciudad

Durante una visita a Beijing, Daan Roosegaarde sufrió personalmente la experiencia de la espesa capa de neblina de humo que cubría la ciudad, descubriendo para si mismo la seriedad del problema de polución atmosférica. Se imaginó lo maravilloso que sería crear un espacio limpio en la ciudad, por ejemplo disparando un agujero atravesando la capa de neblina de humo situada encima de un parque. Daan Roosegaarde colaboró con ENS Technology para comprobar la viabilidad de dicha idea.

Smog Free Tower

En colaboración con ENS Technology, Studio Roosegaarde diseño la primera Smog Free Tower mundial. Los 7 metros de altura de la torre limpia 30.000 m3 de aire poluto por hora, consumiendo menos electricidad que un hervidor de agua. La torre incorpora la tecnología de ionización positiva, patentada por ENS Technology, para capturar polvo fino y transformarlo en polvo grueso.

El Proyecto de erradicación de neblina de humos Smog Free Tower fue inaugurado en Rotterdam el 4 de Septiembre de 2015. En la actualidad, la torre se encuentra en Beijing. Próximamente viajará a otras ciudades chinas. La Smog Free Tower permite a la gente disfrutar de la experiencia de respirar aire limpio. Es un mensaje poderoso que crea conciencia sobre los problemas de polvo fino al mismo tiempo que aporta una solución al problema de la salud precaria de la Tierra.

Smog Free Project Rotterdam

Smog Free Project Beijing

Fotos: Studio Roosegaarde